20 de noviembre: Día de la Soberanía Nacional

 

El 20 de noviembre se celebra el «Día de la Soberanía Nacional», fecha en la que se conmemora el Combate de la Vuelta de Obligado. Aquella fue una batalla que enfrentó a la marina anglo-francesa y a la de la Confederación Argentina en el Río Paraná. Aunque la flota anglo-francesa ganó la batalla, se vio obligada a aceptar la soberanía argentina sobre los ríos interiores

La conmemoración fue propuesta y aprobada en el Congreso en 1974 junto con la repatriación de los restos de Rosas, siguiendo el pedido del historiador José María Rosa, y transformada en feriado nacional por Decreto de Necesidad y Urgencia el 3 de noviembre de 2010, año del Bicentenario argentino.

 

 

En 1845, las dos potencias económicas, políticas y bélicas más grandes de la época, Gran Bretaña y Francia, se unieron para atacar a la Argentina, que se encontraba bajo el mando del gobernador de Buenos Aires, Juan Manuel de Rosas.
El objetivo de la invasión fue de índole política y económica: la expansión de sus mercados y la independencia de Corrientes, Entre Ríos y lo que es hoy Misiones para formar un nuevo país, la “República de la Mesopotamia”, que empequeñecería y debilitaría a la Argentina y haría del Paraná un río internacional de navegación libre.

Venían 22 buques de guerra de la marina más poderosa de la tierra, portando 418 cañones, 3000 tripulantes y 880 soldados profesionales, curtidos en el oficio del saqueo, algo que bien habían practicado por Asia y Africa. Los patriotas, poco tenían más que la resolución de resistir al imperialismo inglés: 4 baterías y 2000 gauchos armados con poco más que lanzas y boleadoras.

 

 

Rosas decidió hacerles frente a estas dos potencias mundiales y le encargó al general Lucio N. Mansilla conducir la defensa, junto a más de un millar de argentinos.

Así, en un recodo de nuestro ancho Paraná, donde el cauce se angosta y gira, conocido como Vuelta de Obligado, las valientes tropas encadenaron el río para defender nuestro territorio.

Horas de combate precedieron al desembarcó de la infantería francesa que capturó 21 cañones de la resistencia nacional.

Dieron batalla un 20 de noviembre de 1845, en una lucha desigual, la estrategia fijada por Rosas y Mansilla tuvo éxito y las grandes potencias de la época finalmente se vieron obligadas aceptar las condiciones impuestas por la Argentina.

 

 

La agresión no estuvo ausente de cómplices internos que abrían las puertas al imperialismo contra la causa de una nación federal. Ya Domingo Faustino Sarmiento ofrecía la Patagonia a Chile y Carlos de Alvear hacía lo mismo con las provincias del norte. El bando unitario había entregado ya el Alto Perú, lo que hoy es Bolivia, y la Banda Oriental.

Por ejemplo, Florencio Varela fue el enviado en 1843 a Londres a pedir que los casacas rojas de la corona invadieran la Argentina para derrocar a Rosas por “la causa de la humanidad”.

Doscientos cincuenta patriotas dejaron la vida defendiendo la soberanía, otros 400 heridos. Los invasores pudieron forzar el paso, pero encontraron una resistencia popular que impidió que cumplieran sus objetivos

Gracias a esto, las provincias litorales continuaron siendo parte de nuestro territorio y el Paraná es hasta hoy un río interior argentino.

 

Fuente: Argentina.ar

 

DISCUSIÓN Y DEBATE. ¿Gesta nacional o mito reelaborado? – Las posiciones de Pacho O’ Donnell y Luis Alberto Romero / clic aquí