Estudiantes y docentes participaron de un atractivo conversatorio con la reconocida escritora María Teresa Andruetto

 

A través de una invitación especial de los organizadores, alumnos de sexto año y docentes del Instituto Educacional José Hernández participaron este miércoles 24 de octubre de un conversatorio con la reconocida escritora cordobesa María Teresa Andruetto.

En el auditorio del CPC Monseñor Pablo Cabrera, y en la previa a la Semana de la Cultura y el Proyecto Identidad del IPEM N° 20 Rodolfo Walsh, Andruetto fue la figura central de la jornada denominada «Los escritores son de este planeta».

 

 

Con notable predisposición, y su habitual calidez, la multipremiada escritora dialogó con alumnos secundarios de distintas instituciones sobre su oficio, su vocación, los procesos de escritura, su historia familiar y su recorrido profesional en la docencia y en el mundo editorial, entre otros muchos temas.

Andruetto contó que desde los 14 hasta los 39 años escribió sin haber publicado: durante 25 años fue una «autora inédita». De hecho, narró un diálogo con una amiga. “¿Qué cosa me hubiera gustado hacer? Me hubiera gustado haber publicado”, respondió por aquellos días cuando su amiga le preguntó qué sueños hubiera querido cumplir antes de cumplir 40 años.

No conocía, por supuesto, todo lo que llegaría a partir de allí: los premios, el reconocimiento –del público, las editoriales, sus colegas, la academia, la prensa-, una innumerable cantidad de libros publicados y traducciones de sus obras a idiomas tan ajenos al nuestro: el chino, el alemán y tantos otros.

 

 

“Todos esos años seguí escribiendo pese a no tener lectores. Es como que vos hicieras obras de teatro sin público, dentro de tu casa”, le dijo a Julieta Daga, la presentadora, que se desdobla entre su personaje de payasa en Las Pérez Correa y su función como docente.

A lo largo del conversatorio, Andruetto describió numerosos detalles de su obra «La niña, el corazón y la casa», ya que varios alumnos habían asistido a la obra de teatro inspirada en el libro. Asimismo, su obra «Stefano» le permitió hablar sobre su historia familiar, su proceso de escritura y creación, y también abrió la puerta para meterse de lleno en ciertas particularidades del poco previsible mundo editorial. Ese mundo que durante tanto tiempo miró desde afuera, que luego le hizo pensar que su obra no encontraría lectores que no fueran cordobeses y que, finalmente, la transformó en una artista respetada y valorada internacionalmente.

Cuando se le consultó sobre objetivos o anhelos aún no cumplidos, la ganadora del premio Hans Christian Andersen 2012 (el “Nobel” de la literatura infanto-juvenil) destacó que generalmente sus sueños son colectivos, no personales. O que toman formas sorpresivas: propuestas que no había imaginado o proyectos para llevar al cine o inclusive hacer series audiovisuales basados en algunos de sus libros.

 

 

Sobre el final, «Tere» presentó uno de los obsequios para los alumnos invitados: una hermosísima edición de «¿Quién soy?», una serie de cuentos de distintos autores en una colección de Abuelas de Plaza de Mayo.

Antes de la despedida, la artista leyó un cuento ante un atento y respetuoso auditorio, ávido de oír las palabras de una de las autoras cordobesas que derribó todos los muros imaginables y llegó, con su literatura, a buena parte del mundo.

Patricia Soucasse, vicedirectora del IPEM N° 20 Rodolfo Walsh y docente de Lengua y Literatura, fue la encargada de cerrar la actividad y de entregarle a Andruetto un regalo de parte de los alumnos de la institución organizadora de ese conversatorio que estudiantes y docentes del Instituto José Hernández disfrutaron a pleno.